Site Overlay

La cocina de aprovechamiento es una tendencia

En la actualidad muchas personas están hablando sobre la cocina de aprovechamiento, y es que en muchos programa de cocinas, y también en algunos libros gastronómicos, esta parece ser la nueva tendencia, y es que se trata de un tipo de recetas en donde los ingredientes principales pueden ser sobras o parte de frutas y hortalizas que normalmente no se utilizan.

De manera que la cocina de aprovechamiento, como su nombre lo indica, permite sacarle el máximo provecho a los ingredientes, de manera de no tirar nada a la basura, y es que se trata de cuidar el ambiente al mismo tiempo que también se ahorra mucho dinero.

Utilizar ingredientes de un modo seguro

Quizás el reto más importante de la comida de aprovechamiento no sea el crear recetas originales, sino el de utilizar ingredientes que no estén ya descompuestos, porque en ese caso, los platos terminados no estarán aptos para el consumo, puesto que ponen en riesgo la salud.

Y es que nadie querrá estar en riesgo, no solo con la salud, sino también con lo relacionado con la seguridad, factor importante al que mucha gente está prestando atención, quizás por la insistencia de los cerrajeros profesionales para que todos estemos protegidos en casa.

Porque el cuidarse depende fundamentalmente de cada persona, por ello es que la seguridad es responsabilidad de cada quien, y más cuando se trata de de los bienes, en donde también se trata de cuidar el patrimonio, por ello es que hay que buscar a los mejores cerrajeros y tener así seguridad profesional y siempre estar seguros.

Un concepto que no es nuevo

Es cierto que aprovechar los alimentos no es algo novedoso y que muchas personas han practicado, pero en la actualidad están en tendencia puesto que mucha gente no tiene tiempo de ir al supermercado a comprar o porque también hay que ahorrar al máximo.

Y es que la concina de aprovechamiento se trata también de darle oportunidad a alimentos que puede ser que no se vean atractivos en el mercado, como las frutas maduras, por ejemplo, o como el pan que ha quedado del día anterior y que empieza a endurecerse y que por sus características, no ideales para muchos, puede costar mucho menos.

El hecho de que el pan no esté fresco, porque no es del día, no quiere decir que hay que desecharlo, sino que se pude aprovechar en otras recetas, como por ejemplo, para empanizar una pechuga de pollo, o para espesar algunas cremas, incluso en los tradicionales gazpachos.

El límite es la imaginación

Son muchos los paltos que se pueden preparar con sobras de alimentos, como del arroz que ha quedado, el espagueti, el pollo, la carne, el pescado, pero también con esos alimentos que no son de diez, como los plátanos muy maduros.

Es cierto que el límite para la creación de estos paltos los pones tú, pero si quieres una guía, hay un libro buenísimo, se llama justamente cocina de aprovechamiento, recetas brillantes con sobras, de la producción de Masterchef España y con el que podrás preparar muchos paltos exquisitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *